Alassino: "Esta obra desnuda la hipocresía de la sociedad y el poder de la Iglesia". Diario UNO

Imagen de Oscar Belbey

Santa Fe
Lunes 23 de Julio de 2018

Alassino: "Esta obra desnuda la hipocresía de la sociedad y el poder de la Iglesia"

El director del Instituto Nacional del Teatro bancó la obra Dios, luego de la polémica que despertó en el marco del Festival de Teatro. En contacto con UNO Santa Fe, el rafaelino, fuerte impulsor del evento en sus primeros años, afirmó que aún existe un "sector muy reaccionario que no habilita ni la discusión, ni la reflexión que se puede dar a partir de lo que plantea una obra de arte".

 

El domingo por la noche llegó a su fin una nueva edición del Festival de Teatro que se realiza en la ciudad de Rafaela desde hace 15 años. Sin embargo, la noticia no fueron los 20.000 espectadores que alcanzó este año el evento. La repercusión pasó por las reacciones que generó la obra Dios, que se presentó el viernes pasado en el Centro Cultural Municipal de esa ciudad.

 

Más allá de las advertencias que en el programa del festival se anunciaban respecto del contenido de la representación teatral, la polémica quedó instalada. Imágenes de la Virgen María y del papa Francisco con pañuelos verdes y dos actores bailando sin ropa, generaron indignación en el Obispado de Rafaela y en parte de la comunidad más tradicional de esa ciudad.

 

Sin embargo, la propia descripción de Dios, lo anticipa: "Esta obra puede herir la sensibilidad religiosa, moral e ideológica del espectador. Queda bajo su decisión ingresar a la misma. Prohibida para menores de 18 años", dice la descripción de la obra que se puede leer en numerosas webs y que también se especificó en el programa del festival.

En declaraciones a UNO Santa Fe, el rafaelino Marcelo Alassino, director del Instituto Nacional del Teatro e impulsor desde los primeros años del festival en la ciudad del oeste santafesino, sostuvo que lo generado a partir de la obra demuestra que aún existe un "sector de la sociedad muy reaccionario que no habilita ni la discusión, ni la reflexión que se puede dar a partir de lo que plantea una obra de arte".

 

LEER MÁS: Escándalo en Rafaela: bailaron desnudos frente a imágenes de la Virgen y del Papa

 

En ese marco, se mostró sorprendido por la violencia con la que reaccionaron muchas personas frente al hecho artístico y contó que tanto Gustavo Mondino (programador del festival desde hace tres años) como el autor de la obra, Lisandro Rodríguez, y él recibieron mensajes muy hirientes a través de redes sociales.

 

"Es muy fuerte la violencia que sigue anidando en corazones que supuestamente proclaman el amor y la bondad. Creo que esta obra desnuda la hipocresía tremenda de una sociedad en la que la Iglesia Católica sigue teniendo un poder muy grande", afirmó.

 

No obstante, por otro lado, se mostró estimulado al pensar que el teatro sigue cuestionando e interpelando a hombres y mujeres, y sostuvo que prueba de ello son las reacciones a la obra.

 

En tanto, al momento de hablar de Rafaela, manifestó que la ciudad, a partir de lo generado públicamente en las últimas horas, "se transforma de alguna manera en un ícono de lo que somos como sociedad argentina, con esas miradas tan opuestas y que parecieran ser irreconciliables".

 

"Yo sigo apostando por una política cultural que produzca encuentros e instancias de discusión que sean respetuosas", destacó y resaltó que así como existe un sector de la sociedad pacato y cerrado, también, gracias al festival y la discusión a través del arte, hay "gente muy sensible y muy abierta".

 

Nada que disculpar

Anoche, en el acto de cierre del festival, mientras la secretaria de Cultura de Rafaela pedía disculpas a la comunidad católica que se sintió ofendida por la obra, se escucharon voces de jóvenes que gritaban: "El arte no pide disculpas".

Al respecto, Alassino recordó que el Festival de Teatro propone desde su primera edición, un espacio abierto al público, del que participan estudiantes, jóvenes, artistas y periodistas, en donde se invita a reflexionar sobre las obras de la jornada anterior. "Entonces, ese es un modo de construir. Quizás los resultados se van viendo muy a cuentagotas, pero ocurre. Esas voces de esos pibes anoche, me demuestran que la evolución es posible", confió.

 

¿Es posible decir lo mismo de otra forma?

Consultado respecto de si hubiera sido posible transmitir el mensaje de la obra de manera diferente, Alassino fue terminante. "Ahí entramos en el territorio de la libertad de expresión. Seguramente Lisandro Rodríguez podría hacer una obra distinta, pero es la obra que a él como artista le interesa hacer. León Ferrari podría también haber hecho algo menos provocativo, pero su obra no hubiera generado todo lo que generó", remarcó.

 

"En el programa de mano y en la página web cada vez que se hablaba de la obra, se anunció que era una obra controversial, que habla acerca de las tensiones entre la Iglesia y la política. De hecho, yo estuve en la obra, la disfruté enormemente y es lo mejor que vi en el festival; el público que pagó su entrada lo hizo de una manera muy respetuosa. Nadie se levantó de la sala, para ejemplificar", agregó.

 

Por último, sostuvo que muchas de las reacciones negativas a la obra provienen "de gente que luego ve una foto del final de la obra que termina con una instalación artística con obras de Norberto Laino".

 

"Durante toda la obra, Norberto va armando como una instalación en el escenario y cuando termina el espectáculo se invita a los espectadores a que recorran esa instalación que tiene una escultura de Bergoglio en el centro, abrazada por un hombre y una mujer desnudos. La imagen es muy potente, porque muestra a dos personas totalmente desprotegidos y, en ese momento final, los artistas que tienen una postura frente al tema de discusión del momento (aborto legal, seguro y gratuito) se manifestaron como lo hicieron tantos actores y actrices argentinos en el país. Pero, la obra es mucho más que eso", concluyó.

Categoria: 
Jovenes