En busca de una salida al hambre. MTExcluidos. Página 12

Imagen de Oscar Belbey
 
09 de septiembre de 2018 · Actualizado hace 17 min
Reunión de los delegados del Movimiento de Trabajadores Excluidos
En busca de una salida al hambre​
  •  
Imagen: Gentileza Movimiento de Trabajadores Excluidos

“Los trabajadores que estamos afuera del sistema no tendríamos que preocuparnos por el dólar, sin embargo nos afecta demasiado”, dice Miky, una cartonera de Lomas de Zamora y añade que "no puedo creer que se estén repitiendo problemas que creíamos superados”. Su situación es la de muchos y de todos los que militan en el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), que este fin de semana se juntó con otros 130 delegados de base como ella para ver “cómo se sale de todo esto”.

Miky se llama Yolanda Soto. Es vecina de Villa Fiorito y no hay que preguntarle la edad. Cuenta que en su barrio y en los otros que ella recorre “cada día más vecinos se acercan al cartón”. Es miembro de Amanecer de los Cartoneros, la mayor cooperativa del país que también es sacudida por la crisis.

 
“Cada vez hay más necesidades, menos laburo, menos material y más angustias”, lamentó en diálogo con Página/12. Es podóloga, maestra pastelera y señala: No sabés lo difícil que es para mí tener que andar metiendo la mano en la basura”. Cree que para salir de la crisis “hay que estar en las calles”, tanto para juntar cartones como para “reclamarle al Gobierno que haga lo que tiene que hacer”.

 

Miky y delegados del MTE de distintas ciudades del país se reunieron para analizar el impacto de la crisis económica y social producto de la debacle del modelo económico de Cambiemos. Cartoneros, pequeños productores rurales, trabajadores textiles, y de cooperativas de viviendas acordaron también "estrategias para ofrecer productos a las empresas privadas” y enfrentar de esa manera el cimbronazo de la devaluación y las políticas de ajuste, explicó a este diario Nicolás Caropresi, referente del  esa organización.

Uno de los sectores más golpeados por el achique del Estado puesto en marcha por el gobierno macrista es el de los pequeños productores rurales. El 60 por ciento de los técnicos de la Secretaría de Agricultura Familia fue despedido y eso desamparó a quienes producen en quintas. “Quedamos huérfanos, vivimos en la incertidumbre”, resume Ever García para dejar en claro que la confusión de las expectativas no es propiedad exclusiva de los mercados financieros.

La devaluación “está golpeando fuerte porque el precio de los insumos aumentó muchísimo”, relata el hombre que produce lechugas, zapallos y acelgas junto a los 3 mil productores de la zona de Arana, Los Hornos y Abasto, entre algunas localidades de La Plata. Los insumos para ellos son las semillas. En las últimas semanas, “el tarro de 2 mil semillas importadas de zapallitos pasó de 3 mil a 7 mil pesos. Las nacionales estaban 1200 y a hora cuestan 5 mil”, dio como ejemplo.

En la reunión de delegados también estuvo Gabriel Lema. Es representante de la cooperativa 15 de Enero que construye viviendas en el barrio Santa Rosa, de la ciudad de Mar del Plata. En diálogo con Página/12 contó que durante los últimos dos años el Gobierno nacional les “frena” la entrega de los fondos para la continuación de las obras planificadas y autorizadas durante el gobierno anterior. Las viviendas que empezaron hace tres años debieron haberse terminado hace dos, pero no pudieron hacerlo porque la administración de Cambiemos también les congeló el presupuesto y lo dejó muy por debajo de la inflación.

Los costos de hace dos años, obviamente, no son los mismos que ahora. “Cuando hicimos el presupuesto inicial, la bolsa de cemento valía 80 pesos, y hoy vale 230. Cada ladrillo costaba 5 y ahora 12. El monto que nos daba por cada certificado (plazo) de obra era de 700 mil pesos, ahora nos dan, si es que nos lo dan, 28 mil”, ejemplificó Lema. Para las 25 familias involucradas en las 14 casas que se está construyendo la cooperativa que él representa la situación “es más que difícil” e indicó que “no sabemos cómo vamos a finalizar las casas.”

Los cooperativistas y los responsables de comedores comunitarios y jardines de infantes que tiene a cargo la organización y que asistieron al encuentro que se realizó en el Instituto Superior Octubre (ISO) acordaron también cómo concretar el plan de lucha que la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) anunció para los próximos días, con marchas, ollas populares y adhesión al paro de la CGT convocado para el próximo 25 de septiembre.

Categoria: 
Sociales