Más ESI": pedido del 83% de alumnas de escuelas secundarias de todo el país. El LITORAL Educación

Imagen de Oscar Belbey
 
Panorama de género según Aprender 2017

"Más ESI": pedido del 83% de alumnas de escuelas secundarias de todo el país

Más de 300.000 estudiantes que respondieron sobre la desigualdad entre mujeres y hombres. Un 74% de varones pide por lo mismo. Los datos buscan profundizar en las inequidades, dentro y fuera de las aulas.

 

Foto: Archivo El Litoral 

 

Mauro L. Muñoz | educacion@ellitoral.com

Lejos ya de los reclamos sobre su eficacia, las pruebas Aprender se han convertido en un instrumento elemental de diagnóstico sobre el estado del sistema educativo en el vasto territorio nacional. Si bien este tipo de estadísticas no son completamente explicativas de los desempeños individuales -ya que son numerosos los factores que se conjugan, como los intelectuales, emocionales y sociales- contar con datos fehacientes sobre qué es lo que pasa en las escuelas es de máxima necesidad para diseñar planes pedagógicos realistas y pertinentes. 

 

En este sentido, a partir de los datos de Aprender 2017, la Secretaría de Evaluación Educativa dependiente del Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología nacional presentó un informe que pretende visibilizar las situaciones de desigualdad entre estudiantes mujeres y varones. 

Del compendio se desprenden distintas reflexiones, pero el mayor consenso registró entre los jóvenes es un tema que se encuentra hoy en la agenda pública y que divide aguas: La Educación Sexual Integral (ESI). 
Al ser consultados sobre qué aspectos la escuela debería abordar, los estudiantes del último año de secundaria consideraron a la ESI como el de mayor urgencia, seguido por Violencia de Género y el Uso de Nuevas Tecnologías.

La más demandada
El documento fue elaborado sobre la base de las respuestas de 306.530 estudiantes de 5º y 6º año de secundarias del país (168.307 mujeres y 138.223 varones), con el objetivo de “generar una reflexión informada y para repensar las prácticas educativas”, según indicaron desde el ministerio.

Las y los estudiantes opinaron sobre qué actividades les gustaría que la escuela aborde y no lo hace. Así, la más demandada fue la ESI. Este interés fue proporcionalmente mayor entre las mujeres que los varones. Un 83% de ellas sostuvo que la escuela debería ahondar en la temática, mientras que un 74% de ellos seleccionaron esta opción. Aunque, en otra lectura, fue el de mayor nivel de consenso entre los géneros.

Si bien hoy es fuertemente cuestionada por sectores que se opusieron al proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, el Programa Nacional de Educación Sexual Integral fue creado en el marco de la Ley 26.150, en el año 2006. Allí, se propuso incorporar contenidos a las propuestas educativas con el fin de “asegurar la transmisión de conocimientos pertinentes, precisos, confiables y actualizados sobre los distintos aspectos involucrados en la educación sexual integral”. 

Este año, a través de la resolución 340, el Consejo Federal de Educación acordó los saberes mínimos y necesarios para dar efectivo cumplimiento a esta ley. A través de esta disposición se busca, con criterio de gradualidad y secuencialidad de los contenidos, abordar “sin excepción, los cinco ejes conceptuales: Cuidar el cuerpo y la salud; Valorar la afectividad; Garantizar la equidad de género; Respetar la diversidad y Ejercer nuestros derechos”. 

También, desde el Ministerio Nacional recordaron que el Instituto Nacional de Formación Docente (Infod) brinda cursos virtuales de formación docente para desarrollar la temática en el aula. “Hasta marzo de 2018, 30 mil docentes se formaron de manera virtual y 166 mil de forma presencial. Además, se ha distribuido material informativo en 45 mil escuelas”, sostuvieron.

De acuerdo con la información suministrada, Aprender 2017 realizó un primer abordaje de esta temática. La información será profundizada con los resultados de Aprender 2018 donde estudiantes, docentes y directivos respondieron sobre la implementación de la ESI en las escuelas.

Violencia y TIC‘s
A su vez, las opciones que siguieron en el petitorio sobre qué debería enseñar la escuela fueron Violencia de Género y Uso de Nuevas Tecnologías.

En el caso de la primera, un 82% de las estudiantes mujeres del último año de secundaria afirma que desea que se incluyan actividades sobre violencia de género y otros tipos de violencia, mientras que en el caso de los varones esa opción es seleccionada por un 67%.

Mientras tanto, un 29% de los jóvenes asegura que se molesta a las jóvenes en la escuela por su condición de género. Entre ellos, es mayor la proporción de mujeres (33%) frente a los varones (25%).

En el marco de la Ley 27.234, se instauró “Educar en igualdad: prevención y erradicación de la violencia de género”. Estos talleres se llevan a cabo durante todo el año en las escuelas de nivel inicial, primario y secundario con el objetivo de que los estudiantes y docentes desarrollen y afiancen actitudes, saberes, valores y prácticas que promuevan la prevención y la erradicación de la violencia de género.

Por otra parte, la demanda sobre el uso de nuevas tecnologías en la escuela es proporcionalmente mayor entre los estudiantes varones (82%) respecto a sus pares mujeres (68%).

De acuerdo con los datos reportados en Aprender 2017, un 13% de las estudiantes mujeres menciona que juega a la consola o con la computadora entre las actividades que realizan fuera de la escuela, mientras que la proporción de varones que realizan esta actividad es del 55%.

En este marco, Aprender Conectados desarrolla el programa “Mujeres Programadoras”, que promueve actividades para fortalecer la participación de las mujeres en roles protagónicos vinculados a la programación y la cultura digital; áreas de vacancias más demandadas en el mercado laboral de toda la Argentina.

 

A nivel provincial
Específicamente en Santa Fe, según los datos recogidos por Aprender 2017, en 75% de los estudiantes manifiesta que hay temas que la escuela debería abordar y no lo hace. En línea con el panorama nacional aparece primero la ESI con un 80%, Violencia y violencia de género con un 77% y uso de Tic‘s con un 73%.

La provincia aún no cuenta con una legislación sobre la ESI, ni tiene, todavía, un respaldo de la misma por medio de la -demorada- ley provincial de Educación. Ambas se encuentran en la Cámara de Senadores a la espera de su tratamiento. 

Sin embargo, desde 2008, el Ministerio de Educación provincial implementa un decisivo programa de abordaje específico (“De ESI se habla”) que, junto a otros lineamientos, permitió logros como el descenso en un 50% del índice de maternidad adolescente y que continúa su trabajo a la fecha. 

 

Jóvenes madres
Un dato sobresaliente del informe es el que indica que el 5% de las estudiantes participantes en Aprender 2017 afirma ser madre o estar embarazada. En el caso de los varones un 3% declara ser padre. 

Desde el ministerio nacional, evaluaron que este grupo muestra menores niveles de desempeño en las dos áreas evaluadas -Lengua y Matemática- en relación con el grupo de las jóvenes que no tienen hijos. 

La mayor proporción tanto de maternidad como de paternidad se registra en el Nivel socioeconómico (NSE) bajo. Por su parte, las madres y los padres en la escuela tienen materias previas en mayor proporción que aquellos que no tienen hijos.

Como plan de contención, se lleva adelante el Plan Nacional de Prevención del Embarazo No Intencional en la Adolescencia (Enia) que propone disminuir los embarazos no intencionales en la adolescencia. 

A su vez, los Ministerios de Salud y Desarrollo Social cuentan con la línea 0-800-222-3444, gratuita y confidencial, donde se reciben consultas relativas a la salud sexual y se brinda información sobre derechos sexuales y reproductivos. Además, las jóvenes cuentan con el chat online de Hablemos de todo: www.hablemosdetodo.gob.ar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Categoria: 
Jovenes