La Elección de un gobernador. por Oscar Belbey Los Olvidados Tv, radio y web.

Imagen de Oscar Belbey
La responsabilidad de elegir un gobernador

La Elección de un gobernador por Oscar Belbey Los Olvidados Tv y radio.

La próxima elección es demasiado importante para todos los santafesinos. Aún de aquellos, que rechazan la política, como herramienta de llevar una comunidad por el camino del progreso social colectivo.

La palabra responsabilidad, en esta ocasión, tiende a compromiso cívico. El voto, a mi humilde criterio, es parte de esa criticada, pero nunca superada, vivencia democrática. Es dar una opinión objetiva o subjetiva, de acuerdo al análisis que genera cada uno de esos electores. Cada vez en mayor medida, los ciudadanos suelen votar distintas alternativas, antes que una vieja cultura del verticalismo. Estamos diversificando entre la emoción y racionalidad. Entre el voto a un partido político, una figura política o no. Una gestión aceptable, o negadora de los intereses personales o colectivos. Un mix de ideología, certeza de logros o promesas electorales.

Saber discernir entre lo real y lo aparente. Lo accesible comprobable, las noticias falsas de última hora y lo disparatado. La prioridad del individuo y las necesidades colectivas. Advertir sobre la simpatía y/o la eficiencia. Entre lo humanamente aceptable y el vacío del marketing.  Nadie es perfecto en la vida real, ni en los funcionarios.

Debemos priorizar cuales son las preocupaciones. Los proyectos o gestión de cada candidato a gobernador o intendente. Su trayectoria, sus equipos de trabajo. Su formación, el sentido de sus acciones, a quienes benefician sus actos.

A nuestros gobernantes hay que reclamarles proyectos a mediano plazo, honestidad, escuchar y responder con sus acciones. Deben ser artífices de creación de trabajo genuino, ser creíbles con las promesas de obras públicas necesarias para la comunidad. Deben ser respetuosos con los trabajadores público, pymes, economía social y las instituciones. Priorizando sus acciones tendientes al bien común, y no a los poderes económicos, que destruyen las conquistas sociales y laborales.

La emoción genera situaciones fantásticas, como frustraciones dolorosas. Incluir la racionalidad en la toma de decisiones, a mi entender, induce a una voluntad del bien común. Cotejarlos con la realidad de cada candidato o lista colectiva, es una responsabilidad de cada ciudadano.

tipo editorial: 
politica