Si querés vida, comprala NI NETBOOKS, NI ASADO, NI NADA Por Pablo Semán Nicolás Welschinger. Anfibia.

Imagen de Oscar Belbey
Conectar desigualdad
 
 
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
 

“¿De qué servía repartir computadoras si las escuelas no tenían conexión? Es como repartir asado y no tener parrilla”, dijo el presidente Macri. En el “siempre menos” que predica el gobierno, la inclusión digital es un acto de demagogia irresponsable. ¿Cómo entender esa frase sino en el sentido de que la educación pública es un regalo estéril para personas que no tienen recursos y, por lo tanto, no merecen ser educadas ni existir? Escriben Pablo Semán y Nicolás Welschinger.

 

 

La vida es para el que pueda comprarla. Esta es, en el fondo, la posición cruel del partido que desde el gobierno nacional nos propone pasar del imperio de la Constitución a la ley de la selva. Y esto es lo que se revela en un hecho gravísimo sucedido hace dos días en un acto en que el presidente Mauricio Macri volvió a referirse al (sin)sentido de las políticas de inclusión. “¿De qué servía repartir computadoras si las escuelas no tenían conexión? Es como repartir asado y no tener parrilla”. En un fragmento del discurso que se viralizó, Macri, con Vidal asintiendo a su lado, insistió en denostar la política de inclusión digital que en los últimos años, incluso durante los primeros de su gestión, entregó más de seis millones de netbooks en las escuelas públicas de todo el país. Una vez más, como lo hace en cada palmo de la vida cotidiana, el gobierno encabeza una cruzada destinada a destituir de derechos y herramientas de sustentación a millones de sujetos. Alguien podría decirnos que el “Plan Sarmiento” que llevó adelante el partido de gobierno en la Ciudad de Buenos Aires podría ser considerado un atenuante del rumbo que objetivamente decimos que toman las palabras de Macri. Sin embargo: ¿Cómo entender declaraciones como las citadas, sino en el sentido de que la educación pública es un regalo estéril para personas que, horror, no tienen recursos y, por lo tanto, no merecen ni ser educadas ni existir?

 

conectar_igualda_02_col

 

A medida que la crisis social y política que desencadena el mandato Macri se agrava, se exponen de forma cada vez más abierta versiones íntimas del deseo que pulsa en las profundidades de Cambiemos: el impulso antisocial de un puñado de herederos que llaman a los desheredados a jugar el juego de la “meritocracia”. Ya no se trata de señalar que el gobierno destruye las políticas de inclusión digital mientras hace la mímica de continuarlas y renovarlas con el verso de adicionar incentivos que vendrían a dinamizar un rígido mecanismo estatista. Es preciso comprender todo lo que está en juego en el giro mediante el cual el macrismo pasó de postularse como el mejor intérprete de los desafíos de la nueva “economía del conocimiento” a comparar el derecho a la educación digital con “regalar asado”: una expresión primaria que sintoniza el discurso presidencial con el odio a los pobres, en el que opera mucho más una sensibilidad social en común con su núcleo duro que la información ofrecida por los míticos focus goups.

 

Perdónennos la insistencia: las palabras de Macri, revisando críticamente la historia de la alfabetización digital en la Argentina y los vaivenes de la misma durante el gobierno que preside, son menos graves por lo que dicen respecto de este punto -ya en sí mismo penoso- que por lo que implican en términos sobre la educación pública y lo público en general. La instrucción digital en el siglo XXI es tan necesaria como la tiza y el pizarrón en en el siglo XIX. La concepción de la alfabetización digital como regalo inmerecido o como plus educativo, al ignorar lo mínimo que debería garantizar la instrucción básica, revela una ideología espeluznante. Y desconocer este hecho no es una limitación parcial del gobernante sino un ataque al concepto de educación pública en su totalidad.

 

conectar_igualda_05_col

 

Ya no se trata del tristemente célebre “ningún pobre llega a la universidad” que consagra un máximo de educación posible para los ciudadanos de menos recursos sino de negarles incluso ese máximo posible que era tan bajo. No se trata de engancharse en criticar al gobierno por que concibe derechos según los destinatarios: notebooks para los más pudientes, Asignación Universal por Hijo (AUH) para los más pobres. Con la misma lógica que hoy se niega instrucción básica pública mañana se negara a los pobres el derecho a existir. Un hilo invisible une esas declaraciones despiadadas con las muertes de cuatro jóvenes en San Miguel del Monte o con la quema de dos personas en situación de calle en el barrio de Mataderos, hechos que, no por casulidad, ocurieron casi al mismo tiempo.

 

Lo que en el fondo revelan las palabras de Macri es algo aún más monstruoso que este siempre menos que predica el gobierno desde su inicio. En la extensión ad infinitum de la idea de populismo como otorgamiento “antimeritocrático” de derechos, se llega al punto de decirnos de forma casi directa, que la educación pública es en sí misma un acto de demagogia irresponsable. 

tipo editorial: 
sociedad